Skip to Content

    Política contra la agresión sexual, la mala conducta y el acoso

    En Lyft, creemos que todos los usuarios de la plataforma Lyft merecen un viaje en el que se sientan seguros y respetados. Con ese fin, Lyft y, en muchos casos, la ley prohíben cualquier forma de agresión o conducta sexual inapropiada, incluido el acoso sexual.
    Según la definición del Centro Nacional de Recursos contra la Violencia Sexual (NSVRC, por sus siglas en inglés)[1]:
    • La agresión sexual es una conducta física o intento de conducta física de naturaleza sexual y sin el consentimiento de quien la sufre. La naturaleza sexual puede centrarse, entre otros, en las partes del cuerpo, como la boca, los senos, los glúteos o los genitales.
    • Una conducta sexual indebida, incluido el acoso sexual, es una conducta no física, es decir, verbal o que incluye mirar fijamente a alguien, y de naturaleza sexual, que se produce sin consentimiento de la persona contra la que se dirige dicha conducta o que tiene el efecto de amenazarla o intimidarla. Esto abarca comentarios verbales explícitos o no explícitos, como el coqueteo, los comentarios personales sobre la apariencia y las preguntas sobre la vida amorosa. El acoso sexual incluye experiencias sexuales no deseadas que no implican contacto físico, tales como insinuaciones sexuales, solicitudes de favores sexuales y comentarios sexuales.
    Los siguientes son ejemplos de agresión sexual y de conducta sexual inapropiada. Esta lista no pretende ser exhaustiva ni exclusiva a la hora de determinar si ha ocurrido una violación de esta política:
    • Tocar, manosear, pellizcar, besar, abrazar, dar palmadas, hacer cosquillas, rozar el cuerpo de otra persona, agredir, coaccionar actos sexuales, impedir o bloquear movimientos.
    • Avances o propuestas no deseadas, como solicitudes repetidas de citas o favores sexuales; mensajes o invitaciones sugestivas u obscenas.
    • Conductas no verbales, como mirar fijamente o de reojo a alguien o hacer gestos.
    • Piropos (gritos, silbidos).
    • Compartir o mostrar, sin que nadie lo solicite, imágenes que sean sexualmente sugerentes, como objetos, carteles, dibujos animados, fotografías o dibujos.
    • Conducta verbal, como comentarios lascivos, calificativos de índole sexual, comentarios obscenos, comentarios despectivos, palabras sexualmente degradantes, calumnias, bromas sexuales, insinuaciones o coqueteos no deseados.
    • Comentarios gráficos sobre el cuerpo de una persona, su habilidad sexual o sus deficiencias sexuales.
    Recomendamos que se informen todos los incidentes de posible agresión sexual, conducta indebida o acoso inmediatamente a Lyft. Lyft ha establecido un proceso para que los usuarios presenten quejas a través de la app de Lyft o por teléfono y llevará a cabo una investigación imparcial y oportuna para llegar a conclusiones razonables basadas en la información recogida. Si una acusación es creíble, Lyft tomará medidas que pueden incluir eliminar de forma permanente el acceso de un usuario para viajar o conducir con Lyft. El proceso de investigación de Lyft asegura la confidencialidad en la medida de lo posible y de acuerdo con la política de privacidad de Lyft. No habrá represalias por hacer una denuncia de buena fe o por participar en una investigación contra otro usuario.
    Dado que la intención de esta política es disuadir conductas no deseadas, irrazonables y degradantes, Lyft puede considerar que la conducta de un usuario infringe esta política, aunque no alcance el nivel de acoso o agresión ilegal según la ley aplicable.
    [1] Ver Sniffen, C., Durnan, J., & Zweig, J. (2018). Helping industries to classify reports of sexual harassment, sexual misconduct, and sexual assault. Harrisburg, PA: National Sexual Violence Resource Center; Informe.

    ¿Aún necesitas ayuda?